Agradecemos nuevamente a quienes confiaron en nosotros e hicieron posible la entrega de nuestro primer premio:

> A todo el equipo de producción del BAFICI por permitirnos formar parte de esta edición y darnos la oportunidad de valorar y jerarquizar nuestra profesión. Y en particular a Denise Menache por su amabilidad y buena predisposición.

> A Lectrosonics, Inc. , Karl Winkler (Vice President Sales) y Christian Cabezas (representante de ventas en Sudamérica) por auspiciar y otorgar el premio al Mejor Sonido, un grabador portátil PDR (https://goo.gl/hHx5dc)

> A nuestro increíble jurado, Lena Esquenazi (ASA), Alejandro Seba (ASA) y Sebastian Gonzalez (ASA) por su compromiso, tiempo y dedicación.

 

Felicitamos a los ganadores y a todo su equipo por el merecido reconocimiento a su trabajo:

 

> PREMIO AL MEJOR SONIDO en la Competencia Oficial Argentina.

«El Espanto» (de Martín Benchimol y Pablo Aparo)

Dirección de Sonido y Mezcla: Manuel de Andres (ASA)

Sonido Directo: Martín Benchimol, Pablo Aparo y Max Llovet.

Edición de diálogos: Pedro Lombardi Suzzi (ASA)

Edición de ambs & fx: Sebastián Pappalardo (ASA)

Foley: Sebastian Chamber Sonzogni (ASA)

 

Veredicto del jurado: «Más allá de contar con el alto nivel técnico – realizativo que tiene gran parte de los films del festival, el sutil y potente diseño de sonido concretado en “El Espanto”, hace uso de los elementos del entorno en que se desarrolla el documental para realzar la tensión de las escenas y provocar en el espectador estados emocionales a través de la narrativa sonora.

La banda de sonido se destaca por ampliar el espacio fílmico, con un excelente manejo de los planos y contrastes sonoros, así como de los silencios, estableciendo la ambigüedad necesaria para el suspenso.»

 

> MENCIÓN ESPECIAL DEL JURADO AL SONIDO

«Hora – Día – Mes» (de Diego Bliffeld)

Dirección de Sonido y Armado de bandas: Juan Manuel Molteni

Sonido Directo: Fabio Pécoro (ASA)

Edición de foley: Hernán Biasotti

Mezcla: Roberto Migone (ASA)

 

Veredicto del jurado: «La banda sonora del film «Hora – Día – Mes», a través de una construcción precisa, logra abrir una fisura hacia ese mundo de los deseos que el personaje no se permite vivir en su realidad. Es destacable la función poética a partir de la organización de ruidos, voces y músicas provenientes de los autos que generan un sofisticado juego sonoro, entre lo real y la fantasía, así como el formidable uso de ambientes sonoros que crean un mundo opresivo, exaltando la soledad y monotonía del lugar y el personaje.»